Aprende a desintoxicar la mente y comienza la semana sin estrés

La vida moderna  ha traído una vida ajetreada que nos produce estrés, lo que a largo plazo, afecta nuestra salud.

Una buena forma de limpiar la mente  del estrés es haciendo un programa   de  desintoxicación  mental  que  te  ayudará   para   muchas cosas,  desde  perder  peso  hasta  tener  una  piel  más  linda y  un cabello  más   sano  y hermoso.

Los pequeños cambios te llevan al éxito a largo plazo.  Introduce un cambio a la vez y sin darte cuenta irás fortaleciendo tu cuerpo y tu mente para conseguir un estado de bienestar.

 1 – Haz hincapié en las emociones positivas

Concéntrate  en  las  emociones  como el amor,  la  confianza,  la compasión,  el  perdón  y  la  alegría,  porque  así  estarás  aumentando  la  importancia  de  las  cosas buenas  en tu vida.
Con esto,  dejarás  poco  o  ningún  espacio  para  los  pensamientos negativos.

Estudios como el realizado en la Universidad Ben- Gurion en Israel y publicado  en  la revista  BMC Cáncer,  han indicado que las mujeres con vidas duras y con acontecimientos negativos, tienen más probabilidades de sufrir cáncer de mama.

2 – Medita en la mañana

Tómate,  al  menos  10 minutos  en  la  mañana,  en  total  silencio para  centrarte  sólo  en  ti  misma;   es  una  buena  manera  de  calmar  tu mente.

Tu  mente  necesita  silencio  para  poder  desintoxicar  los  depósitos grasos  y  tóxicos   que  se   han   acumulado  en  tu  cuerpo.   Con  una mente  estresada,  te  será  más  difícil  deshacerte  de  esos  kilos demás,  de  la  inflamación  que  te  causa  dolor   o  de  la  ansiedad.

3 – Canaliza tu esfuerzo para lograr tus sueños y metas

Cuando  tomas  el  control  y trabajas  duro  en  tus  metas, comienzas  a   sentirte   más   realizada   y   con  una  energía   nueva.   Propónte  metas  realistas.  Incluso  las  tareas más pequeñas pueden tener  grandes  recompensas  porque  eliminan  el  pensamiento  excesivo.

A  esa  actitud   le  podemos  llamar  “intención”.    La intención  viaja  3  veces   más rápido  que  la  velocidad  de  la  luz. Tu intención  es  la  herramienta   más  poderosa  que  tienes  para  purificar  tus  células.

4- Haz un paréntesis durante el día

El  estrés  es  una  parte  inevitable  de nuestra vida.  La clave está en cómo  lo  manejamos.  Identifica los factores que te producen estrés y  haz  lo  que  puedas  para  mantenerlos  a  raya.  Cuando  te  sientas estresada,  tómate  un par de minutos para  respirar  profundamente  y meditar  un  poco, así puedes ver las cosas desde otra  perspectiva  y  conseguir el  equilibrio.

5 – Fortalece  tus células

La  mayoría  de  las  personas  están extraalimentadas pero poco nutridas.  Incluso  las  que  llevan una dieta medianamente balanceada pueden no estar obteniendo el nivel óptimo  de nutrientes para  mantener sus células  fuertes.   Además de consumir  frutas  y  verduras  suficientes,  es recomendable tomar un suplemento alimenticio  o  multivitamina.  Empieza  con un multivitamínico que contenga omega3,   lecitina  y  glucosamina.

Para mejores resultados busca  suplementos que  también contengan  Complejo B,  calcio,  vitamina D.

Consume antioxidantes contenidos en vitaminas como la  A, C y E, extracto  de  té  verde, extractos  de bayas  goji,   de  granada  o de semillas  de  uva.

6 – Muévete más

El secreto para mantener  una  rutina  de  ejercicio  es  hacer  ejercicio  por  gusto.   Concéntrate  más  en cómo te hace sentir el ejercicio que estás haciendo en vez de evaluar los beneficios a nivel  de músculos.  Elige  una  actividad  que  te  guste,  empieza tranquila  y poco  a  poco aumenta el nivel de compromiso.

7 – Duerme

La falta de sueño es uno de los princpales problemas de salud. Crea un efecto  dominó  que no sólo resulta en problemas de salud sino que  reduce tu capacidad  para manejar el estrés. Empezando hoy, apaga  tu  celular  por lo  menos  1 hr.  antes  de acostarte,  toma  un baño  caliente  para relajar  tus músculos,  toma un té de manzanilla para  despejarte  y  escucha  música  suavea para relajar tu mente.

8 – Construye tu refugio

Transforma tu hogar – y si no puedes, al menos tu habitación – en un templo  purificador que te provea paz y tranquilidad,  hazlo con algunos  rituales, como  colocar  incienso,  velas,  jarrones  con flores, rociar  esencias cítricas como limón, naranja o mandarinas durante el día o un aroma de lavanda en la noche por ser más relajante. Estas fragancias  las  encuentras  fácilmente en las tiendas naturistas,

9 – Canta

Puede ser en la ducha,  en el tráfico  o  en un karaoke. Lo importante es usar la voz en el canto, que se desbloquee la respiración y relajen los músculos del cuerpo y de la mandíbula.  Esto ayuda a liberar las emociones reprimidas.

10 – Mimate

Regálate un masaje, un facial o algún otro tratamiento terapéutico. Agenda esto por lo menos una vez al mes para ayudarte a relajarte y dejar el estrés fuera.

Puedes darte un auto-masaje  para relajarte. Unta tus manos con un poco de aceite vegetal tibio como el de sésamo o de almendras  y masajea  algunas  áreas claves como  las plantas de los pies,  los hombros,  el cuello y la cabeza.   Respira profundamente durante el proceso.

  11 – Procura hacer actividades que te entretengan

No te olvides de los pequeños placeres, ellos te proporcionan alegría y la alegría te aleja del estrés.  Actividades como ir al cine,  caminar, ver un espectáculo o tomar una copa con los amigos, te harán soltar tensión.

12 – Grita

Para  drenar  el exceso de energía, practica el Golpe Ra,  una técnica de relajación que termina con un grito.

Separa los pies,  alineados  con  las  caderas. Toma una respiración  profunda levantando los brazos, coloca las palmas hacia arriba y estira todo el cuerpo.  Al  exhalar,  mueve  el  torso  hacia adelante  y grita  la  palabra  Ra,  con  todas  tus  fuerzas . El  sonido  debe  venir desde el estómago, no de  la garganta . Vuelve a la posición inicial y repite cinco veces.

13 – Permítete algunas golosinas

Si  estás  permanente  a  dieta,  dáte  permiso  para  romperla  de vez en   cuando.  Tener  hambre  constantemente altera el sistema nervioso.  Disfruta de eso que tanto te gusta y verás que el nivel de estrés  baja casi instantáneamente.   No  hablamos de atracones, porque  entonces  el  remedio se volverá  en tu contra y te entrará  el  sentimiento de culpabilidad y eso te producirá más estrés.  Hazlo sólo  de  vez en cuando y sólo con un alimento, es decir, con mesura.

14 –  Cambia el café por el té

Todo el mundo ama una taza de café, pero es un aceleador para el que anda nervioso. reemplázalo  con una taza de té caliente de pasiflora, melisa, tilo o manzanilla.  Estas hierbas ayudan a calmarte  e inducen el sueño de manera  natural.

 

Te invitamos a visitar:

Mezcla estas especias y prepara un poderoso té adelgazante

Ácido Glicólico, uno de los ingredientes favoritos de la cosmética; lo que debes saber

Reconoce los 10 ladrones de energía y sácalos de tu vida

La energía que poseemos es la que nos permite estar vivos, movernos, pensar y hacer todo lo que hacemos diariamente.

Nos alimentamos para proveer a nuestro cuerpo de esa energía necesaria, la que no sólo debería permitirnos hacer las cosas básicas sino que también lograr tener una vida plena y  de bienestar.

Hay situaciones en nuestro entorno que nos desgastan más que otras y que muchas veces nos dejan exhaustas, incapaces de disfrutar nuestro día a día de manera sana y positiva.

A eso se le llama ladrones de energía y debemos evitarlos y alejarlos de nuestras vidas para dedicar nuestro tiempo en cosas de provecho y que nos hagan crecer como personas.

 

Además de llevar un estilo saludable de vida donde se evite el estrés y se duerma lo suficiente,  es necesario identificar algunas situaciones de las que no se habla mucho, pero que terminan desgastando a quien las vive.

Aléjate de estas situaciones  y te sorprenserás como mejorará tu vida.

1. Personas negativas

Aléjate de aquellas personas que siempre tienen una visión negativa de todo, que traen chismes o problemas y acércate a aquellas que aporten buenas vibraciones a  tu vida.

2. Deudas

Planifica tus finanzas. Prepara un presupuesto austero donde sólo incluyas aquello que sea necesario, evita totalmente los  gastos superfluos y entonces, prepara un plan para salir de las cuentas pendientes. Si tus ingresos no te permiten cumplir con esto, trata de ganar  un dinerito extra. Piensa en alguna actividad como dar clases o cuidar niños. No importa que te tome meses hacerlo, pero debes empezar ya! te quitarás una inmensa carga de encima.

3. Promesas pendientes

Muchas veces se nos hace difícil decir que No cuando alguien nos pide algo, pero luego cumplir con lo que hemos prometido se convierte en una carga que nos presiona y nos roba energía. Debes entender que no necesitas complacer a todo el mundo todo el tiempo, aún así se trate de amigos, compañeros de trabajo o la familia.

Si tienes promesas que son difíciles de cumplir, acércate a la persona y amablemente explícale que no va a ser posible complacerla. es un derecho que te corresponde. Hazte el propósito de  aprender a decir NO desde el principio.

4.  Arrastar el pasado

Es una de las cosas que más desgasta. Te impide disfrutar el presente y avanzar hacia algo mejor.

Necesitas liberarte de él y para eso sólo necesitas proponértelo.

Hay algunas técnicas que te pueden ayudar:

  •  Escribe en un papel todas las cosas positivas que el pasado te ha podido enseñar.
  • Escribe los planes y proyectos importantes que tienes para el futuro. Cuando te encuentres que estás pensando demasiado en el pasado, relee el papel y concéntrate en pensar en tu furturo.

Si necesitas perdonar a alguien o perdonarte a ti misma, debes hacerlo, sino será una pesada carga que te hará difícil avanzar.

Mantener vivos el odio o el rencor no nos hace ningún bien.

Debes saber si el momento del perdón ha llegado. Si cuando piensas en la situación que te hizo daño aún te duele demasiado, es que las heridas  están abiertas; entonces espera un tiempo cuando ya haya sanado. Debes tener la certeza de que el tiempo lo cura todo.

Escribe:  Es aconsejable expresar los sentimientos por escrito. Es una forma excelente de liberar la rabia.

Lo que escribas será sólo para ti, así que escribe todo, deja que salga toda la rabia y odio qu aún guardas en tu alma, lo que resulta en un proceso inmensamente liberador.

5 – Hacer  más cosas de la que podemos

La vida diaria nos trae innumerables tareas y responsabilidades, ser eficiente en el trabajo, cuidar de los hijos, atender una casa, ganar un dinero extra, pagar la luz, visitar o cuidar a los padres, y un largo etc., que pueden dejarnos extenuadas.

Reduce  esas tareas a lo más mínimo. Empieza eliminando las que no son necesarias y delega aquellas tareas que pueden hacer otros.  Prepara una lista con las prioridades y ve cumpliendo con ellas una a una, tomando un descanso, cuando así lo necesites  y verás como  reducirás ese cansancio grandemente.

6. Pequeñas dolencias

Muchas veces por la falta de tiempo o por pensar que no tenemos el dinero para atendernos a nosotras mismas, descuidamos la salud y ésto puede significar que un pequeño trastorno que puede erradicarse fácilmente, se convierta en algo crónico que nos produzca dolor y malestar de manera permanente y nos robe confort y bienestar.

Si sientes cualquier molestia, acude al médico sin dejar pasar el tiempo y hazte los exámenes de manera periódica.

También es importante que lleves una vida saludable con una dieta que te provea de las vitaminas, proteínas y minerales necesarios.

7. Sedentarismo

Dicen que el sedentarismo es el cigarrillo del siglo XXI por los estragos que causa en la salud.

Haz ejercicios, por lo menos, una hora tres días a la semana, ya sea en un gimnasio, bailando en tu casa  o practicando algún deporte que te guste.

El ejercicio libera hormonas que mejoran nuestro estado de ánimo y nos producen sensación de placer.

8.  Vivir en el desorden

Ya sea en tu casa o el trabajo un ambiente desordenado, donde no encuentras los papeles, la información o las cosas que necesitas te va desgastando y robando energía día a día.

Busca la disposición y bota lo que sobra. Quédate solamente con lo que necesitas y luego organiza lo que dejaste para que se te haga más fácil la vida.

 9.  Aparentar lo que no somos

Muchas veces el entorno nos exige vestir ropa de marca, poseer cosas materiales a la que no tenemos acceso o tener un comportamiento determinado. Tratar de cumplir con todo eso es agotador.

Cuando comprendas  que sólo puedes ser feliz siendo como eres en  realidad, sentirás que te quitan una carga de encima.

Si a algunas personas de tu entorno no le agradas tal como eres, estas personas no son positivas en tu vida. Las relaciones más gratificantes en la vida son al lado de personas que te aprecian por lo que eres.

10.  La falta de planificación

Cuando no planificas los pasos que debes dar para conseguir o terminar algún proyecto, todo se vuelve más complicado. Te bloqueas y debes perder tiempo buscando,  improvisando o reparando las cosas sobre la marcha, lo que al final te agota y desgasta.

Cuando vayas a emprender cualquier actividad o proyecto, planifica y verás como ahorras tiempo y energía.

Usa una agenda donde vayas anotando todos los pasos que debes dar para lograrlo.

Como convertir unos zapatos corrientes en unos preciosos zapatos de fiesta

Tres tés que rejuvenecen tu piel

Guía para sacar el estrés de tu vida

La  vida  moderna  ha  vuelto  común  la  palabra  estrés  y  casi  nadie puede  escapar  totalmente  a  él,   pero   todos  sabemos  que  estar sometido por largo tiempo a situaciones de estrés produce daños a la salud. por lo que debemos evitarlo lo mejor que podamos..

Hay muchas cosas que podemos hacer para disminuirlo y hasta podemos llegar a eliminarlo, aquí te damos una pequeña guía:

1 – Identifica los factores de estrés

Este   paso  es  el  más  importante,  porque  si  logras  identificar  las causas,  es  el  primer  paso  para  eliminarlas.  Haz  una  lista  con  todas las actividades que tienes y elimina las que más te estresen, o al menos busca forma  de aliviarlas.

Las situaciones que normalmente causan  estrés y que podemos aliviar

  • Transito: Cambia de ruta o adapta tu programa para trasladarte. Evita, en lo posible manjar en horas pico.
  • Trabajo: Trata de delegar las tareas más estresantes y haz un programa de trabajo para organizar tu tiempo.
  • No poder cumplir con compromisos económicos: Haz una lista de los pagos más urgentes y congela, al menos por un tiempo, los gastos que no son tan necesarios.
  • Situaciones que no queremos afrontar: Puede ser una pila de papeles por revisar  o  una llamada incómoda que vamos postergando; toma de una vez la decisión de resolver eso y te quitarás esa preocupación que de otra forma estará otros seis meses dando vueltas en tu cabeza.
  • Bulla del exterior: Cerrar ventanas y puertas lo más herméticamente que puedas, si el problema es muy grave, considera mudarte.
  • Hacer más de una cosa a la vez: Por mas necesidad que tengas de resolver dos o más cosas pendientes, siempre empieza por una y cuando la termines continúa con la siguiente. A menos que la situación lo demande, NUNCA hagas dos cosas a la misma vez, ésto es sumamente estresante.
  • La organización de eventos importantes como bodas, exámenes finales, reunión con una persona importante: Prepara un calendario de actividades siempre dando un margen de tiempo para cualquier eventualidad.

 

2 -Trata de eliminar lo que te produce estrés

Cuando tengas identificada las causas de tu estrés. Busca el apoyo de familiares o amigos para buscarle una solución. Si no puedes resolverlo completamente, al menos trata de ir poco a poco.

 3 – Organízate

La desorganización produce estrés porque nos complica la vida. Tómate el tiempo que necesites para organizar tus cosas empezando por tu escritorio en  el trabajo , los documentos importantes o el clóset en casa.

4 – Sé puntual

Llegar tarde siempre produce estrés. Debemos correr para no llegar  tarde y no quedar  mal. Aprende el hábito de la puntualidad y  el estrés desaparecerá. Haz un esfuerzo consciente para empezar a prepararte antes, y para salir más temprano.

5 – Reduce el cansancio

Si ya identificaste todos los factores que te estresan en la vida, también notarás que algunas actividades te agotan más que otras. Hay muchas cosas que hacemos que nos agotan y sin embargo no tienen tanta importancia. Elimínalas de tu vida y verás que tendrás más energía.

6 – Evita personas difíciles

Tú sabes bien qué personas no te agradan. Tómate unos minutos para pensar quienes especialmente son, ya sea tu jefe, tus colegas, clientes o amigos. ¿Quién de todos ellos hace tu vida más complicada? Aléjate de este tipo de personas, o al menos evítalas Io más posible.y tu vida será más sencilla.

7 –  Baja un poco las expectativas

Ponte metas que sea factibles de conseguir. Cuando no se logra cumplir las metas, se produce frustación y esto a su vez, provoca estrés.  Una vez que logres una meta, entonces, ponte otra, pero hazlo por etapas.

8 – Tener una buena postura

Evita encorvarte cuando estés sentada. Mantener una buena postura (con la columna erguida, la espalda recargada en el respaldo de la silla y los pies sobre el piso) hace que tus pulmones trabajen adecuadamente, provocando que recibas una mejor oxigenación y por tanto, que te relajes más.

 9 – Hacer un paréntesis

Cuando tienes plazos que cumplir y la presión es muy fuerte, llega el estrés. Haz un alto por unos 10 minutos todos los días, para caminar un poco y tomar aire fresco. Moverte por un corto periodo de tiempo puede ayudar a liberar tensión y despejar tu mente.

En términos generales, no pases más de tres horas contínuas trabajando. Acostumbra tomar ‘breaks’ y hacer pequeñas pausas, de un par de minutos, para recargar tu energía y continuar tus actividades.

 10 –  Deja de buscar la aprobación de los demás

Ya que eso te lleva a vivir en función de las expectativas ajenas, aceptando cosas que no deseas, y esto te hará sentir agobiada.

11- Detente por un momento

Cuando empieces a sentirte presionada, detente unos minutos y respira profundamente.  Al inhalar y exhalar profundamente te liberarás de las tensiones y despejarás tu mente.

Si te cuesta trabajo relajarte, te recomendamos meditar y practicar actividades que te hagan entrar en contacto contigo misma, como el yoga.

12 – Duerme al menos 7 horas  

Según especialistas, lo recomendable  para los adultos es dormir entre 7 y 8 horas cada día. Lo importante es que esas horas de sueño sean continuas, ya que el cuerpo necesita de esa secuencia para que el sueño sea efectivo y el cuerpo se reponga.

13 – Aliméntate adecuadamente

Es necesario consumir una dieta saludable. Debe incluir proteínas, carbohidratos complejos, ácidos grasos esenciales, vitaminas y minerales. Se recomienda comer suficientes vegetales, frutas y semillas

Consumir grasas, carbohidratos, dulces, gaseosas, café en exceso, aumenta el nivel de ansiedad en las personas. De preferencia evítalos y acostúmbrate a mantener una dieta balanceada.

Alimentos que se recomiendan:

  • Leche:  Contiene triptófano que induce al sueño y contiene fósforo, potasio y vitamina B12, que resulta muy beneficioso para el sistema nervioso.
  • Cilantro: Ayuda a que las células  reciban más oxígeno y es un relajante natural. Ayuda a calmar los nervios y mejora tu ciclo de sueño.
  • Té verde: Un estudio japonés, publicado en la revista American Journal of Clinical Nutrition en el año 2009, determinó que beber té verde reduce el estrés. Este té tiene un componente activo EGCG (galato epogallocatechin) que ha sido asociado a obtener una menor fatiga física y mental, entre otros beneficios.
  • Canela: Es ligeramente relajante. Espolvorea canela sobre los guisos.

14 – Haz ejercicios

Haz ejercicio, por lo menos, una hora , tres días a la semana. De esta manera sacarás el estrés que se acumula en los músculos de tu cuerpo y te sentirás más ligera. No necesitas ir a un gimnasio, puedes ejercitarte desde tu casa.

15 –  Oye  música

Escuchar música relajante o alguna de tus canciones favoritas hará que te sientas menos tensa y que dejes de lado las preocupaciones, por un rato.

16 – Practica la meditación

Encuentra un lugar tranquilo, lejos de distracciones;  aclara tu mente y  concéntrate  en  tu respiración,  entre  10  y  20 minutos.  Trata  de hacerlo diariamente, para que le des a tu cuerpo un descanso físico y mental.

17 – Ríete

Está comprobado que la risa refuerza el sistema inmunológico y reduce la tensión. Busca videos graciosos, chistes, películas de comedia y cualquier oportunidad que tengas para divertirte.

18 – Toma tés de hierbas

Han sido usadas desde tiempos antiguos y funcionan bastante bien si se las utilizas de forma apropiada.

  • Lavanda: Es considerada reina dentro de las plantas medicinales por la cantidad de ingredientes benéficos para la salud que contiene. Esta hierba tiene efectos relajantes y antiestrés. Ayuda a conciliar el sueño, a aliviar los problemas estomacales y los dolores de cabeza.
  • Manzanilla :Esta flor posee compuestos que actúan de la misma forma que el Valium, uniendo los mismos receptores neuronales. Estudios científicos han demostrado que el uso continuado de un suplemento de manzanilla durante ocho semanas disminuye significativamente  los síntomas de la ansiedad.
  • Pasiflora  o flor de la pasión : Es un sedante herbario que puede provocarte una sensación de tranquilidad y ayudarte a dormir mejor.
  • Melisa: Es  ligeramente sedante y se usa, sobretodo en caso de ataques de ansiedad, hiperactividad, irritabilidad, o alteraciones del sueño.
  • Hierba de San Juan: Esta hierba  estimula hormonas beneficiosas para la salud de nuestro organismo que generan estados de armonía y felicidad.

Nota:  Si estás embaraza, lactando o presentas problemas crónicos de salud, consulta con un médico antes de tomarlas.

19 – Benefíciate de la aromaterapia

Inhalando ciertos olores podemos reducir el estrés y la ansiedad. Los aceites esenciales son muy buenos aliados para esto

Se pueden aprovechar de diferentes formas, ya sea poniendo unas gotas sobre un pañuelo y olerlos directamente o en la funda de la almohada antes de dormir o ponerlo en un mechero y encenderlo para aromatizar la habitación o echarlo en el agua de la bañera. en ese caso se recomienda echar unas 7 gotas de aceite directamente en el agua.

Estos aceites escenciales te ayudarán en casos de estrés;

  • Mejorana

Indicado en casos de taquicardia y tos nerviosa. Calmante y relajante, tiende a equilibrar el organismo y a sentirnos mejor.

  • Lavanda

Este es uno de los aceites esenciales más conocidos por sus propiedades calmantes que relajan cuerpo y mente.

  • Rosa

Alivia sintomatologías de depresión y estrés.

  • Bergamota

El aceite esencial de esta planta es relajante  y puede ser  de gran utilidad en casos de estrés, así como es de gran efectividad en casos de insomnio.

  • Lirio del valle

Estimula la aparición de las ondas alpha para liberarnos de la irritabilidad y la ansiedad.

Fórmula antiestrés

Ingredientes:

  • 10 gotas de aceite esencial de amaro o salvia romana
  • 20 gotas de aceite esencial de mejorana
  • 20 gotas de aceite esencial de bergamota
  • 40 gotas de aceite esencial de lavanda

Preparación:
Mezcla todos los aceites en un frasco de vidrio oscuro y agítalo para que se mezclen y mantenlo en un lugar fresco y oscuro.

Cuando te sientas estresada o necesites desconectar, añade cuatro gotas a un pebetero, enciende la vela y relájate.

Te invitamos a visitar:

Seis hierbas eficaces para tratar la ansiedad y el insomnio

Si tienes problemas para dormir, esta sencilla técnica te puede ayudar