¿Sufres el “Síndrome del domingo? Tips para superar esa angustia

Se conoce como “Síndrome del domingo”  y  es más común de lo que se piensa.

Es una sensación de angustia, ansiedad y a veces hasta de tristeza los días domingos o la víspera del comienzo de la faena. Conocido como “Sunday Blue” en inglés.

Se asocia al trabajo, pero muchas veces comienza en la adolescencia cuando aún se está en el colegio.

Muchas personas lo perciben como un bajón de ánimo que comienza el domingo en la tarde y se acrecienta según avanzan las horas.

¿Porqué se produce?

La  principal causa es la sensación de que la diversión, la libertad y el esparcimiento del fin de semana está llegando a su fin y que debemos enfrentar las responsabilidades del trabajo o de cualquier otra actividad que nos espera en la semana. Se complica aún más si lo que debemos encarar en la semana es difīcil,  hostil, aburrido o incómodo.

Como disminuir o eliminar esa sensación

1. Cambia tu rutina dominical

Muchas veces empeora cuando la persona no tiene un plan claro para el día domingo, que generalmente es un día “sandwich” entre el frenesí del sábado y el comienzo de la semana laboral.

Convierte tus domingos en algo más entretenido; que no te deje mucho tiempo para aburrirte y pensar.

Inventa actividades que te diviertan y distraigan como visitar amigos, ir al cine, hacer una excursión o una comida con la parte de la familia más querida o más divertida.

2. Aplica técnicas antiestrés

Prácticamente el estrés nos alcanza a todos y definitivamente empeora los efectos de este síndrome.

Recurre a técnicas antiestrés especialmente el día domingo.  Usar aceites aromáticos como de lavanda o de rosa, te ayudarán a relajarte.

Lee   Guía para sacar el estrés de tu vida   y   adopta en tu vida diaria aquellas que te ayudarán a largo plazo.

3 Practica una actividad fuera de tu trabajo durante la semana

Ya sea practicar un deporte que te guste, ir a un happy hour con amigos, bailar zumba o tomar clases de pintura hará que inconscientemente sientas que no te levantas solamente para ir al trabajo.

Puedes hacerlo antes de empezar tu jornada laboral o al salir. Elige una actividad que realmente te guste y te llene de energía. Procura que empiece los día lunes, así disminuirás la sensación de ansiedad de los domingos, pues te espera en la semana algo que realmente disfrutas .

4. Busca lo positivo que ofrece tu trabajo y enfócate en ello

Por menos que te guste tu trabajo siempre habrá algo bueno que destacar, búscalo y enfócate en eso,  te hará sentir mejor con respecto a él.  Pequeñas cosas como que está a pocos minutos de tu casa o cerca del colegio de tus hijos, que el sueldo no es malo, que te permite conocer gente interesante, que son flexibles con los horarios o buen seguro médico.

5. Entender que no existe el trabajo perfecto

Estar consciente de que todos los trabajos tienen sus problemas y que el “trabajo perfecto” No existe;  te ayudará a ser más tolerante con los problemas que enfrentas en el tuyo y te ayudará a verlo con mejores ojos y aliviará un poco la sensación negativa que te produce.

Si el ambiente laboral en que te desenvuelve es hostil o la relación con tus jefes no es saludable, puedes hacer pequeños cambios que te harán más tolerable las horas que pasas en tu lugar de trabajo..

  • Mejora la relación con tus compañeros

No significa que debas salir de farra con ellos, pero un ambiente de camaradería, ayuda a sentirte mejor en él.

Trata de encontrar algo que tengan en común e inicia una conversación. Puedes llevar algo de comer y así romperás el hielo. Una vez que las relaciones con tus compañeros sea más cercana,  verás como se facilitan las cosas.

  • Mejora tu entorno

Si el lugar donde pasas gran parte del día, te resulta  agradable,  hará que te sientas más cómoda y confortable y lo puedes lograr con pequeños detalles.

Organiza tu escritorio y documentos, coloca una planta o flores de tu agrado o lleva un cuadro de personas queridas que te den paz.

  • Aligera tu carga de trabajo

Sentir que nos espera un trabajo abrumador para la semana que comienza agrava el “Síndrome del domingo”.

Planifica y organiza tu trabajo. Haz un calendario con las tareas pendientes priorizándolas. Este pequeño detalle te dará una visión más clara de las tareas pendientes y te hará sentir que tienes más control.

Aprende a delegar tareas y a pedir ayuda cuando sea necesario; así tendrás más tiempo para dedicarte a las restantes,  disminuyendo el agotamiento y  la presión.

  • Encuentra una amiga

Pasar 8 horas horas en el mismo lugar, puede hacerse largo y tedioso, más aún si no estás cómoda. Contar con alguien con quien puedas conversar y compartir  te hará la estadía menos larga.

Trata de hacerte más cercana a alguien que tenga más o menos los mismos gustos que tú y con quien sea más fácil conversar y pasar ratos entretenidos durante tu jornada laboral lo que hará que el día sea más corto.

  • Toma pequeños descansos

Sin exagerar y sobretodo cuando no tengas delante una tarea urgente que entregar, párate de tu escritorio a tomar un café, quizás encuentres con quien entablar una pequeña conversación;  busca algo que te distraiga en Internet o llama por teléfono a una amiga. Hará tu jornada mucho más amena y el día pasará más rápido.

 

Prepara tu propia receta de agua isotónica y mantén tu cuerpo hidrado y en equilibrio

4 cosas a la que debes poner atención para erradicar la grasa abdominal definitivamente

<