10 tips para ayudarte a dormir en las noches de calor

Uno de los problemas que trae el calor es la dificultad para dormir bien. Según los estudiosos la temperatura adecuada para tener un buen descanso es entre los 16 a 24 grados centígrados (60- 75 Fahrenheit))

Para aquellas noches de calor donde se te hace imposible dormir, hay algunas cosas que puedes hacer y que te facilitarán conciliar el sueño.

Antes de acostarte

Si sabes que la noche va a ser calurosa, una ducha fría antes de acostarte, te ayudará a bajar la temperatura del cuerpo y te mantrendrá fresca por un tiempo lo que te ayudará a conciliar el sueño. Trata de que esté lo más fría que aguantes.

Elige bien las sábanas

Las sábanas de algodón son las más apropiadas ya que permiten una mejor circulación del aire  lo que ayuda y a mantenerte más fresca.

Elige bien el pijama

Las pijamas de fibras naturales como algodón, lino o  tencel permiten liberar la transpiración lo que baja la temperatura del cuerpo. Procura que sea una tela fina y suave para mayor confort.

Prefiere un colchón hecho con materiales “inteligentes”

En el mercado hay colchones que contienen materiales que lo mantienen fresco, como el tejido de polímeros que resultan de gran ayuda cuando hace calor. Busca asesoría cuando vayas a comprar uno. Para los meses de frío puedes usar un protector de colchón que evitará que tu cuerpo esté en contacto con el colchón.

 

Elige bien lo que cenas

Hay alimentos que aumentan el metabolismo, lo que eleva la temperatura corporal.  Mejor evita en la cena:

Las sopas y bebidas calientes

Mucha proteína

Jengibre

Especias como: canela, pimienta, clavo y cúrcuma

Refresca tu cuerpo

Hay puntos del cuerpo donde  se siente la pulsación sanguínea y que regulan la temperatura corporal como son el cuello y las muñecas.

Prepara unos cubitos de hielo y aplícalos en esas zonas para bajar la temperatura de tu cuerpo y sentirte más cómoda.

Otras zonas que ayudan a bajar la temperatura son los pies y los antebrazos. Si te desvelas por el calor,  mete estas partes de tu cuerpo en la bañera o el lavamanos con agua bien fría.

Enfría tus sábanas

Hacer este truco con todas las sábanas es un poco tedioso, pero hacerlo solamente con la funda de la almohada, va a ser de gran ayuda.

Mete la funda en una bolsa plástica y colócala en el congelador, de esta forma te mantendra la parte alta de tu cuerpo fresca por un tiempo al momento de acostarte.

Controla la temperatura de tu habitación

Tu puedes ayudar a que tu habitación se mantenga lo más fresca posible.

Mantén cerradas y protegidas con cortinas o persianas las ventanas  por donde entra el sol.  El sol puede llegar a calentar las paredes y el calor recibido durante el día, se esparcirá en toda la habitación más tarde.

En cambio, a la hora de dormir, puedes abrir las ventanas por donde entra la brisa nocturna.

 

Coloca los aparatos eléctricos lejos de tu cama

Mantén la computadora, la tablet y si puedes,  el teléfono celular lejos de tí;  desconectados y apagados; ya que estos generan calor.

Usa un buen abanico eléctrico

Si no puedes darte el lujo de tener aire acondicionado, ya sea porque resulta costoso comprarlo o la energía eléctrica se dispara excesivamente, trata de comprar un ventilador eléctrico. Puede ser de techo o de mesa.

Los de mesa son menos “elegantes” pero tienen la ventaja de que puedes dirigirlo a la zona del cuerpo que prefieras. Este tipo de abanicos, tienen un precio bastante asequible y no consumen mucha luz.

Conoce las almohadas antiarrugas que están causando furor

Desintoxica tu cuerpo y baja de 4 a 5 kilos en cinco días con la dieta de la manzana

<