Prepara keratina casera y protege tu pelo de agresiones químicas

Los tratamientos de queratina comerciales, alisan el cabello, pero al contener productos químicos, terminan siendo muy agresivos y el pelo sufre las consecuencias después de varias aplicaciones.

Hay alternativas naturales que, aplicadas con constancia, puedes conseguir resultares similares a los de la queratina y al mismo tiempo cuidar tu pelo.

La gelatina posee queratina, una proteína rica en azufre que ayuda a reconstruir los tejidos de la piel, el cabello y las uñas y colágeno que también ayuda a fortalecer los tejidos.



Los ingredientes de la gelatina se adhieren al pelo dañado, nutriendo por completo la hebra del cabello, fortaleciéndolo y aumentando su brillo y  suavidad.

Al complementarse con los otros ingredientes de la receta, resulta en un estupendo tratamiento para cabellos maltratados, resecos y sin vida, dejándolo suave, brillante y más liso.

Para reparar el pelo dañado y darle brillo

Ingredientes

  •  1 cucharada de gelatina en polvo  sin sabor
  • 1/2 taza de leche
  • 1 cucharada de aceite de coco
  • 2 cucharadas de vinagre de manzana
  • Aceite de argán

Preparación

Poner a hervir la leche. cuando este hirviendo, apagar el fuego y agregar  la gelatina y mover. Dejar que se refesque la mezcla y entonces, agregar el aceite de coco y mezclar bien.



Aplicación

Sobre el pelo seco y, antes de lavar el cabello,  aplicar la mezcla dando masajes en el cuero cabelludo.

Colocar una bolsa o un gorro plástico y dejar actuar unos 25 minutos. Puedes dar calor para una mejor penetración.

Luego de ese tiempo, lavar la cabeza como de costumbre, terminando el enjuage con un vaso de agua al que se le haya agregado el vinagre de manzana.

Seca el pelo de la forma habitual y luego que esté seco, aplica aceite de argán en tus manos para pasarlo por tu pelo.

Puedes hacer este tratamiento dos veces por semana hasta que veas que tu pelo ha mejorado, luego puedes hacerlo una vez al mes o cada dos meses.

Sencilla técnica japonesa para acabar con los “rollitos” de la cintura



6 consejos para superar el período de estancamiento en la dieta