Los huesos nos dan soporte y nos permiten movernos. Protegen de lesiones del  cerebro,  corazón y  otros órganos.

Además, los huesos almacenan minerales tales como el calcio y el fósforo que liberan a otros órganos cuando éstos los necesitan.

Un estilo de vida sano y con buenos hábitos nos ayudan a mantener unos huesos sanos y fuertes.

Es importante  hacer  ejercicios,  principalmente,  los  de resistencia, evitar abusar del alcohol y el cigarrillo, tomar suficiente sol para producir  vitamina D  y  fundamentalmente,  seguir  una  alimentación equilibrada que incluya determinadas vitaminas y minerales.

Generalmente,  se  asocia la salud de los huesos al calcio y a la vitamina D,  pero   además  de  estos  dos  minerales,  hay   otros micronutrientes  que  son   indispensables  para  tener  unos huesos sanos y fuertes, como son:

Vitamina C:  Es  una  vitamina  necesaria  para  la  salud  y  fuerza  de  los huesos, indispensable para la formación de colágeno en articulaciones, tendones y tejidos.

Magnesio: Este mineral penetra en el hueso y le proporciona dureza, además,  es  de  gran  importancia  para  las  hormonas  que  regulan los niveles de calcio y facilita la absorción de vitamina D.

Fósforo:  Es  un  mineral  necesario  para  que  los  huesos estén sanos y fuertes.

Este batido, además de ser sabroso,  te proporcionara todos los nutrientes indispensables para la buena salud de tus huesos.

Puedes tomarlo en la mañana como desayuno y te mantendrá sin hambre hasta la hora de almuerzo.

Si  no  estás  en  una  dieta  estricta,  puedes  acompañarlo  con  unas galletas de avena o alguna fruta,  para añadir fibra a tu desayuno.

Ingredientes

  • 1 taza de yogur
  • 1 yema de huevo
  • 1 cucharada de chocolate en polvo
  • 4 almendras  (o nueces) cerezas frescas

Mezclar todos los ingredientes en la licuadora hasta formar una crema suave.

Propiedades:

La  leche y  el yogur contienen  calcio y vitamina D. 

La yema de huevo  es una importante fuente de fósforo y calcio

El chocolate proporciona fósforo, magnesio y calcio.

Las almendras y las nueces aportan altas cantidades de magnesio

Las cerezas proveen de vitamina C