La sal del Himalaya es una sal de roca de color rosa procedente de las minas de sal de Khewra en Pakistán.

Es una sal milenaria que difiere en gran manera de la sal refinada o sal de mesa que todos conocemos.  La  sal  del  Himalaya es una sal fosilizada. Se ha guardado durante milenios bajo la gran presión de las   montañas  del  Himalaya.  Son  unas  montañas que  contienen yacimientos con una cantidad inusual de sal cristalizada y pura de color rojo anaranjado llamada “sal rosada del Himalaya”.

La sal del Himalaya es una de las sales más ricas y energéticas conocidas hasta el momento. Según  información publicada en el  sitio web Natural Health  International,  esta sal contiene 84 oligoelementos  necesarios para la salud. Su color rosado se lo da el hierro que contiene.

Características únicas de esta sal

En contraposición con la sal de mesa corriente que frecuentemente contiene  conservantes  potencialmente peligrosos o la sal marina, que  posee muchas cualidades,  pero con la contaminación de los océanos y en el proceso de elaboración,  ya no  está libre de contaminantes, la sal del Himalaya presenta innumerables características beneficiosas

  • La Sal del Himalaya es pura ya que es extraída y lavada a mano, con cero contaminantes ambientales.
  • Bajo un microscopio electrónico, tiene una estructura cristalina perfecta.
  • Es inmune a los campos electromagnéticos
  • Contiene minerales como el calcio, hierro, magnesio y potasio. Su color rosado se lo da el hierro que contiene.

Beneficios de la sal del Himalaya para nuestra salud

  • Regula el contenido de agua del cuerpo
  • Promueve el equilibrio del pH saludable a nivel celular, particularmente en las neuronas
  • Regula el azúcar en la sangre
  • Ayuda a reducir los signos del envejecimiento
  • Asiste en la generación de energía eléctrica en las células del cuerpo
  • Regula la presión arterial y los latidos cardíacos
  • Alcaliniza el cuerpo
  • Aumenta el tono muscular
  • Ayuda a incrementar los niveles de serotonina y melatonina cuando estos están bajos.
  • Ayuda en la absorción de alimentos
  • En tratamientos  externos, limpia de bacterias y elementos patógenos, a la vez que mantiene humedecida la zona tratada. Es especialmente beneficiosa  para las mucosas de la nariz, garganta y ojos.

tienda-nueva-era-piedra-partida-sal-del-himalaya-12kilo-4914-MLA3977894924_032013-O

Como usarla

1 – Ingiriéndola como solución salina

Para consumir esta sal, hay que elaborar una solución de agua y sal, para  hacer esto,  se colocan trozos grandes de sal del Himalaya en un tarro de vidrio con agua destilada o baja en minerales como la procesada por ósmosis. El  agua  estará  lista  para usarse cuando dejen de disolverse los trozos de sal, porque indica que ya el agua está saturada, esto sucede aproximadamente a las 24 horas. Guardar esta solución en la nevera.

Se puede usar para cocinar, o para tomarla directamente, como una cura.  En  este  último  caso,  disolver  una  cucharada  de  las  de  té  con el preparado salino, en un  vaso de agua y tomarla antes del desayuno. Se debe usar siempre una cuchara de plástico,  madera,  o  cristal, nunca de metal. También se puede disolver en una botella de agua  y beberla a lo largo del día.  Esta cura se  puede hacer sin restricción de tiempo. Tiene  la  virtud de ser preventiva.

2 –  Para lavados

Para  lavados de nariz,  garganta u ojos. Se debe preparar una solución  hecha  de 9 gramos  de esta sal en un litro de  agua tibia. Hacer gárgaras con la solución, lo que humedece las mucosas eliminando  bacterias y células muertas.  Para el lavado de ojos, se llena un recipiente llamado bañera ocular. Se introduce el ojo limpio de impurezas,  inclinando la   cabeza  hacia  atrás. Los ojos quedarán  humedecidos y libres de  bacterias e impurezas.

3 –  Lámparas de sal del Himalaya

Las lámparas de sal del Himalaya, son pequeñas lámparas hechas de esta sal y son ionizadores naturales que resultan muy confortables. Estas lámparas de sal, afectan de forma positiva a nuestra salud física y mental al ionizar de forma correcta el aire que respiramos,

Aunque las lámparas de sal del Himalaya no son instrumentos médicos, mediante emisión de iones negativos por calor y luz, ayudan a mejorar procesos asmáticos, problemas de sinusitis, alergias, fiebre, migrañas, dolores de cabeza, regula el sueño y  favorece la creatividad y la concentración..

Con  estas  lámparas,  se  puede  mejorar  la  energía  de  cualquier ambiente, sobretodo,  en lugares cargados de ondas electromagnéticas, generadas por aparatos eléctricos, o en presencia de hormigón: Se puede usar en dormitorios, salones  y oficinas. Su hermosa luz favorece la creatividad y la concentración.

Donde comprarla

Tanto la sal del Himalaya, como las lámparas, puedes encontrarlas en herbolarios,  donde  venden vitaminas  y productos naturales y  también, puedes comprarlas  on-line.

Nota

La sal del Himalaya No contiene yodo, mineral esencial para mantener la salud, ya que el yodo ayuda al sistema nervioso, regula el metabolismo basal, y estimula al cuerpo a producir tiroxina, hormona necesaria para muchas funciones corporales.

Como el yodo no es común encontrarlo en una dieta corriente, por normas gubernamentales, se le agrega a la sal común, lo que la convierte en la principal fuente de este mineral.

Si decides consumir la sal del Himalaya, es recomendable no dejar de consumir la sal yodada sino sustituirla solamente en una de las comidas.

Fuente: Wikipedia; Salud Natural, Good Health Up