Evita estos hábitos que seguramente, no sabías que están dañando tu cerebro

Nuestros hábitos afectan a nuestro cuerpo y en este axioma se incluye el cerebro, que muy probablemente es el órgano más complejo y delicado de nuestro cuerpo.

Lo que comemos, lo que hacemos, nuestras costumbres si no son las adecuadas pueden  dañar las células cerebrales y terminar causando serias enfermedades.

Conoce cuales hábitos pueden causar daño a tu cerebro a corto o a largo plazo y evītalos para conservarlo sano por el mayor tiempo posible.

1. No desayunar

El desayuno nos provee la energía necesaria para empezar nuestras actividades, luego de un período de ayuno de varias horas.

Si no desayunamos no le estamos suministramos esa energía que necesita, por lo que el cerebro no obtendrá los nutrientes necesarios para funcionar adecuadamente y tendrá que realizar un esfuerzo extraordinario,  esto producira falta de energía, mala memoria, mal humor y bajo rendimiento.

2. No dormir lo suficiente

El cerebro se recarga durante el sueño. Se renuevan las células, consolida los recuerdos, elimina tóxicos y limpia  las placas cerebrales de betamiloide,  una de las sustancias que  los enfermos de Alzheimer presentan en niveles anormalmente altos.

La cantidad de horas de sueño necesarias  varía para cada persona y según se tiene más edad se duerme menos, pero se considera adecuado entre 6 a 9 horas .

3.  Cubrir tu cabeza mientras duermes

Al mantener la cabeza cubierta durante la noche provoca que aumente la concentración de dióxodo de carbono y por el contrario, disminuye la cantidad de oxígeno, lo que puede provocar daños a las células cerebrales.

4. Abusar del alcohol

Tomar alcohol tiene efectos inmediatos sobre el cerebro como pérdida de memoria o falta de coordinación, pero cuando se toma alcohol por un período largo de tiempo pueden ocurrir cambios permanentes en el cerebro ya que el alcohol puede pasar la barrera hematoencefálica  llegando directamente a las neuronas.

Una investigación realizada por la Universidad de Oxford y el Univesity College de Londres  observó que dentro del grupo de personas que habitualmente consumieron sobre las 14 unidades de alcohol a la semana  durante un perīodo de 30 años  el 65% presentó una disminución del lado derecho del hipocampo. Esta cifra aumentó a un 77% dentro de los que bebieron 30 unidades o más, mientras qie entre los no consumidores sólo el 35% presentaba esta anomalía. También observaron que la materia blanca del cerebro se afectaba entre las personas que consumían más alcohol.

5. No descansar intelectualmente cuando  se está enfermo

Cuando tu cuerpo está pasando por un problema de salud, el organismo canaliza la mayor cantidad de energía posible para curarlo, por lo que si sigues trabajando en algún tipo de trabajo donde tengas que pensar, analizar o usar mucho la mente, como estudiar para un exámen, estás forzando tu cerebro que no cuenta con la fuente de energía suficiente en esos momento lo que puede debilitar el sistema inmunológico retrasando tu curación o promoviendo la aparición de otras dolencias.

6.  Estar sometido al estrés

El estrés afecta nuestro sistema nervioso. Al estar sometido al estrés por perīodos largos, éste se va debilitando.

El estrés produce la atrofia y muerte de neuronas en el hipocampo, modifica el equilibrio y la comunicación entre las células cerebrales y puede promover transtornos de la mente como psicosis, ansiedad, depresión y otras.

Te invitamos a leer  Guía para vivir sin estrés

7. Falta de estīmulos intelectuales

El cerebro necesita ejercitarse para mantenerse sano, de otra forma algunas zonas del cerebro pueden deteriorarse. La mejor forma de hacerlo es leyendo, teniendo conversaciones inteligentes, llenando crucigramas o juegos como el sudoku o  haciendo pruebas de “inteligencia” que te obligan a razonar.

8. Estar expuesto a ambientes muy contaminados

El cerebro necesita oxígeno para funcionar bien y cuando el cerebro está expuesto a ambientes contaminados, estas sustancias llegan al cerebro por el flujo sanguíneo y terminan produciendo inflamación lo que acelera el proceso de envejecimiento del cerebro.

Estas contaminaciones pueden darse por  agentes químicos, gases industriales o el CO2 de los vehículos.

9. Ser solitario

Hay muchas personas que son solitarias por voluntad propia, se sienten bien estando sólos y no les representa ningún problema, pero cuando estamos solos por razones ajenas a la propia voluntad y nos “sentimos sòlos” el asunto es diferente.

Esta sensación de soledad puede ser dañina para el cerebro y nuestra salud.

Hay estudios que demuestran que el sentirse solo puede influir negativamente en la reacción a estímulos sociales o mayor tendencia a sufrir de ciertas enfermedades y aumenta la probabilidades de sufrir depresión.

Si sientes soledad, evítala  conociendo gente y haciendo amigos.

  • Únete a grupos con los que tienes afinidad, como un club de lectura o clases de pintura, música o lo que más te guste.
  • Acércate a la gente de tu trabajo con la que te sientas cómoda. Invítala a ir de compras o a una exposición. La cercanía y compartir momentos forma vínculos más duraderos.
  • Sonríe. Parece trivial, pero es una forma de que a las personas les agrade estar cerca de ti.
  • Llama a viejos amigos y planea juntarte con ellos.
  • Visita a tu familia y comparte momentos especiales con ellos.

10. Ver televisión en exceso

Si te gusta la televisión está bien, disfrutar de momentos de esparcimiento es  saludable y relajante, pero cuando pasamos muchas horas en frente de la Televisión, especialmente viendo programas sin contenido intelectual  estamos atrofiando nuestro cerebro y cuando éste se atrofia, pierde la rapidez para reaccionar, pensar y solucionar problemas.

El cerebro necesita que tengamos pensamientos abstractos, analizar, razonar; de esa forma se ejercita. Si te estás exediedo con la televisión, limítala y cambia a hacer cosas que ayuden con tu intelecto o imaginación.

Fuentes: salud-1.com; vice.com

Depura tu cuerpo y rejuvenece la piel con la cura de la uva

La intuición femenina puede hacerse más aguda con sencillos ejercicios