Mascarilla de gelatina y aceite de coco para reparar el cabello dañado

El pelo es una de nuestras principales armas de belleza. Cuando tenemos el pelo bonito, nos sentimos resplandecer y por el contrario, cuando el pelo se ve maltratado, reseco o sucio, no hay maquillaje que compense, por lo general, no hay más remedio que recogerlo de la mejor manera que podamos para disimular esta condición.

Hoy te traemos una receta que te ayudará a nutrir tu cabello para que se vea más sano y brillante y lo mejor es que es fácil de preparar y sus ingredientes son muy económicos.

La gelatina, es recomendable consumirla por su contenido en aminoácidos como la prolina y la lisina que ayudan a sintetizar el colágeno que le da soporte a la piel y también ayudan a tener un cabello más sano y fuerte.

Al complementarse con los otros ingredientes de la receta, resulta en un estupendo tratamiento para cabellos maltratados, resecos y sin vida.

Ingredientes

 

1/2 taza de leche

1 cucharada de gelatina sin sabor

1 cucharada de aceite de coco

1 cucharada de vinagre de manzana

1 vaso de agua

Preparación

Calentar la leche, sin que llegue a hervir.  Apagar y agregar la gelatina. Revolver para que se disuelva bien. Luego añadir el aceite de coco hasta que todos los ingredientes se mezclen perfectamente.

Aplicación

Sobre el pelo seco y, antes de lavar el cabello,  aplicar la mezcla dando masajes en el cuero cabelludo.

Colocar una bolsa o un gorro plástico y dejar actuar unos 25 minutos. Puedes dar calor para una mejor penetración.

Luego de ese tiempo, lavar la cabeza como de costumbre, terminando el enjuage con un vaso de agua al que se le haya agregado el vinagre de manzana.

Puedes hacer este tratamiento dos veces por semana hasta que veas que tu pelo ha mejorado, luego puedes hacerlo una vez al mes o cada dos meses.  Si quieres puedes alternar con otros tratamientos, para que tu pelo no se canse de los ingredientes.

Razones para usar el agua micelar

Usa el poder de las piedras para atraer la energía positiva y alejar las negativas de tu casa y de tu vida